El Accidente del Caucho

El Accidente del Caucho

Se dice que la vulcanización fue descubierta por Charles Goodyear en 1839 por accidente, al volcar un recipiente de azufre y caucho encima de una estufa.
Esta mezcla se endureció y se volvió impermeable, a este procedimiento Charles llamó vulcanización en honor al dios Vulcano, esto transformo el pegajoso caucho en un material firme y maleable, que lo hace un material perfecto para las llantas.

Cuarenta años más tarde, una compañía hulera rendiría homenaje al arduo trabajo de Charles Goodyear, utilizando su nombre en una nueva compañía de llantas llamada Goodyear. Poco después al descubrimiento de la vulcanización, las llantas se hicieron de hule sólido, estas llantas eran más resistentes, absorbían impactos y resistían cortes y abrasión, a pesar de haber sido una gran mejora, las llantas eran pesadas y no ofrecían un viaje placentero.

Más tarde, el veterinario escocés John Boyd Dunlop, que vivía en Irlanda, fue quien inventó el neumático en 1887 diseñó una cámara de aire envuelta en una tela de algodón tejido, que pegó y clavó en un aro de madera, el resultado fue rústico pero eficaz, el 23 de julio de 1888, Dunlop registró la patente que iba a revolucionar la rueda.

Cerca de 1891 los hermanos André y Edouard Michelin inventan el neumático desmontable, lo que revolucionó la llanta y permitió su adopción por la industria y el deporte del automóvil.